El calcio y las afecciones ósteoarticulares: lo que nadie te cuenta

El calcio (Ca) es el mineral más abundante del organismo y por ello es uno de los más importantes.  Sus funciones en el cuerpo humano son muchas, sobretodo como sostén de huesos y dientes junto con el magnesio (Ma), el fósforo (P) y el flúor (F).

Las funciones del calcio en el cuerpo son:
-Estructural en huesos y dientes.
-En el sistema nervioso actúa como transmisor del impulso nervioso.
-Interviene en la actividad cardíaca fortaleciendo la contracción del miocardio.
-Imprescindible en la mitad de los mecanismos iónicos de la comunicación celular.
-En la coagulación sanguínea.
-Actividad antihistamínica.
-En la actividad cardíaca, en la que fortaleze la contracción del miocardio.
-Previene y reduce la hipertensión arterial.

Pero el calcio tiene una propiedad concreta que hace que, en determinados momentos, sea necesario para otra función diferente a las anteriores.  El calcio es un mineral alcalino.

El cuerpo humano tiene un ph (potencial de hidrógeno) concreto.  Esto quiere decir que debe tener un equilibrio entre acidez y alcalinidad para realizar todas sus funciones correctas.  La escala de valor del ph va desde el 0 (acidez máxima) a 14 (alcalinidad máxima) y, de forma general, en el organismo debe ser ligeramente alcalino, entre 7’2 y 7’6.
Este valor de ligera alcalinidad puede ser alterado por varios motivos, pero el más importante es la dieta.  Y son muchos los alimentos que consumimos habitualmente que pueden acidificar el organismo, como el azúcar blanco, la leche, el queso, los yogures, las carnes, el pescado, el alcohol, el café, las bebidas con gas, el pan blanco, la bollería, la mayonesa, el ketchup, los embutidos…
Y aquí es donde entra nuestro amigo el calcio.  Cuando nuestro cuerpo encuentra un medio demasiado ácido para realizar sus funciones vitales, utiliza el calcio almacenado en huesos y dientes para contrarrestar y neutralizar la acidez.  Esta liberación de calcio en un momento determinado no tiene consecuencias para el organismo, pero si realizamos este tipo de dieta acidificante durante muchos años, como es habitual en nuestra sociedad, esta liberación constante hace vaciar los depósitos de calcio y poner en riesgo nuestra salud con afecciones tan comunes como la osteoporosis, la artrosis, afecciones cardíacas, hipertensión arterial, cáncer de colon, caries…

Entonces ¿es aconsejable tomar lácteos diariamente como recomiendan encarecidamente por televisión?
No. Como ya hemos visto, el calcio es un mineral muy importante para nuestro organismo, pero lo es más hacer una dieta balanceada y alcalinizante para no perder el calcio ya acumulado.  Además, como he comentado al principio, para absorber el calcio y su función sea correcta, debe ingerirse en unas proporciones correctas junto al magnesio (3 partes de Ca por 2 de Ma) y junto al fósforo (1 parte de Ca por 1.5 de P) y en este sentido los lácteos no tienen esta proporcionalidad, además de ser un alimento altamente acidificante.

Algunos ejemplos de alimentos ricos en calcio (expresados en mg por cada 100 g de alimento):

Calcio

Magnesio

Fósforo

Sésamo

975

351

774

Almendra cruda

248

258

525

Tofu

200

15

47

Avellana cruda

194

236

310

Leche de vaca entera

117

11

88

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *